El Jardín Japonés de Buenos Aires

Uno de los imprescindibles en toda visita a Buenos Aires cuando se trata de paseos al aire libre es el Jardín Japonés. Este espacio verde está siempre lleno de vida y es uno de los espacios al aire libre favoritos de los bonaerenses y también de los turistas. La entrada no es gratuita, pero el importe total de la entrada va destinado al mantenimiento del parque.

El Jardín Japonés está ubicado en la Avenida de Casares, en el popular barrio de Palermo. Este espacio fue inaugurado en 1967 con motivo de la visita a la ciudad del emperador japonés Akihito y sigue conservando su espíritu de ser un lugar pensado para la relajación.

Paseando por las calles del Jardín Japonés podemos vivir una experiencia similar a la que disfrutaríamos paseando por las calles de Japón, observando estanques y disfrutando de la naturaleza.

El diseño actual del Jardín Japonés (fue remodelado en 1977) se inspira en un Jardín Zen y todos los elementos naturales y arquitectónicos que encontramos en él están pensados para buscar la armonía y el equilibrio.

Los puentes tienen un gran protagonismo en la cultura japonesa y no podían faltar en el parque. Hay dos que resaltan especialmente entre el resto, se trata del Puente Truncado, que conduce hasta la isla de los remedios milagrosos y el Puente de Dios, que por su estructura curvada es el más difícil de atravesar y que simboliza el camino hacia el Paraíso.

Destaca especialmente un gran lago habitado por grandes carpas y una bella isla. La vegetación está compuesta por árboles y plantas autóctonos de Argentina que se mezclan con vegetación de Japón como el Sakura o las azaleas.

El Jardín Japonés fue diseñado como un espacio al aire libre para honrar la cultura japonesa y con el paso de los años se ha convertido en un verdadero centro de difusión de la cultura japonesa en Argentina y por eso dentro de la extensión del parque pueden encontrarse recintos en los que es muy habitual que se desarrollen diversas exposiciones sobre la cultura japonesa, un restaurante japonés, un vivero en el que pueden adquirirse los populares bonsáis de Japón y comida para las carpas e incluso una tienda especializada en artesanía japonesa.

A la hora de hacer la visita al Jardín Japonés podemos hacerlo por nuestra cuenta o contratar una visita guiada que nos sumergerá todavía más en la historia y la cultura japonesa.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario